Los hospitales de Baptist Health utilizan plasma de convaleciente (plasma obtenido de personas que se han recuperado de coronavirus) para tratar a los pacientes que contrajeron COVID-19, están en estado crítico y no responden a otros tratamientos. Los anticuerpos que se encuentran en pacientes recuperados tienen el potencial de salvar vidas ya que ayudan a reforzar el sistema inmunitario del paciente para que pueda combatir mejor el virus.

Pueden donar aquellos pacientes que hayan recibido un resultado positivo en la prueba de anticuerpos o en la prueba de hisopado nasofaríngeo para COVID-19 y que no hayan presentado síntomas en los últimos 14 días.

Las donaciones de plasma de convaleciente se necesitan con urgencia. Si usted se ha recuperado del coronavirus, por favor considere donar su plasma.

Conozca estos datos acerca de la donación de plasma de convaleciente

  • El tratamiento está aprobado por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos)
  • Y Para poder donar, usted no deberá tener síntomas del virus durante al menos 14 días y deberá presentar una copia del resultado positivo de la prueba o una carta del hospital o del servicio de laboratorio que confirme un resultado positivo de la prueba de la COVID-19.
  • Donar plasma no disminuye su propia inmunidad.
  • Puede donar más de una vez, tras un periodo de espera requerido.

Cómo donar

OneBlood es la agencia que recibe las donaciones. Llame al 407-858-4939 o haga clic aquí para determinar si usted reúne los requisitos, para programar una donación o para obtener más detalles.

La única forma de donar su plasma es a través de OneBlood. Encontrará un formulario de preinscripción en el sitio web.

Si se identifica a un donante potencial para un paciente especifico, el donante deberá programar una cita para realizar la donación en OneBlood y deberá ingresar el número de identificación del paciente para que la donación se destine a ese paciente.

Visitar OneBlood.org

Información de Plasma para pacientes y padres y cuidadores

Autorización de uso por emergencia (EUA) de plasma de convaleciente COVID-19 para el tratamiento de COVID-19 en pacientes hospitalizados

Se le está dando plasma de convaleciente para tratar la COVID-19. Esta hoja informativa le ayudará a comprender los riesgos y los beneficios de la administración del plasma de convaleciente de COVID-19 que ha recibido o podría recibir.

No existe ningún producto aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) para tratar la COVID-19. La transfusión de plasma de convaleciente de COVID-19 puede beneficiar a los pacientes hospitalizados con COVID-19.

Lea esta información para conocer detalles sobre el plasma de convaleciente de COVID-19. Hable con su proveedor de atención médica si tiene alguna pregunta. Es su elección aceptar el tratamiento con plasma de convaleciente de COVID-19 o suspenderlo en cualquier momento.

  • Se le ha diagnosticado una enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2, también conocida como enfermedad del coronavirus de 2019 (COVID-19). Este tipo de coronavirus no se había visto antes y se trata de un nuevo virus que ha causado una pandemia mundial. Muchos pacientes han desarrollado una grave enfermedad respiratoria y otras complicaciones serias. Usted puede contraer la COVID-19 a través del contacto con otra persona que tenga el virus.

  • Los síntomas comunes son fiebre, tos y falta de aire, que pueden aparecer de 2 a 14 días después de la exposición.

    La enfermedad de la COVID-19 ha variado desde casos muy leves (incluyendo casos en los que no se informan síntomas) hasta graves, inclusive casos que ocasionan la muerte. Aunque la información hasta ahora sugiere que la mayoría de los casos de COVID-19 son leves, pueden ocurrir cuadros graves y pueden causar que algunos de sus otros padecimientos empeoren. Las personas de edad avanzada y las de cualquier edad que tengan enfermedades crónicas graves como enfermedades cardíacas, pulmonares y diabetes, por ejemplo, parecen tener un mayor riesgo de ser hospitalizadas por la COVID-19.

  • La sangre de las personas que se recuperan de COVID-19 contiene sustancias llamadas anticuerpos, que son capaces de combatir el virus que causa la enfermedad. En el caso de algunas otras enfermedades causadas por virus respiratorios, administrar la porción líquida de la sangre que contiene estos anticuerpos, llamada plasma, obtenida de aquellos que se han recuperado del virus, puede conducir a que el paciente mejore más rápidamente de la enfermedad. Los pacientes con COVID-19 pueden mejorar más rápido si reciben plasma de los que se han recuperado de la enfermedad, porque este puede tener la capacidad de combatir el virus que causa la COVID-19.

  • Se le administrará plasma, la porción líquida de la sangre, de una persona que se haya recuperado de COVID-19. Se le administrará a través de una de la venas, usando una aguja estéril de un solo uso, y se administrará en el transcurso de una o dos horas. En una infusión inicial se administrarán aproximadamente 200 ml (un poco menos de 8 onzas) de plasma. Podrían realizarse infusiones adicionales de plasma durante su estancia en el hospital si el médico tratante determina que los tratamientos adicionales están clínicamente justificados.

  • Este tratamiento podría ser eficaz para mejorar la probabilidad de que se recupere de la enfermedad.

  • La infusión conlleva el riesgo de sufrir reacciones adversas tales como reacciones alérgicas, sobrecarga circulatoria asociada a la infusión, o daño pulmonar acompañado de dificultad respiratoria profunda, irregularidades en el ritmo cardíaco (del corazón) y coagulación de la sangre.

    Tal como sucede al recibir cualquier otro producto sanguíneo, existe el riesgo de contraer una infección transmitida por la transfusión, incluyendo el VIH, la hepatitis B y la hepatitis C. El riesgo de contraer estas infecciones es muy bajo, porque para la infusión solamente se utiliza sangre debidamente analizada.Es posible que sufra otros efectos secundarios que no se conocen en este momento y entre los que podrían incluirse lesiones graves o dolor, discapacidad o muerte. También existe la posibilidad de que se pierda la confidencialidad de su información privada; sin embargo, se han establecido procedimientos para reducir al mínimo este riesgo.

  • Hable con su médico si anteriormente presentó alguna reacción a productos de plasma u otros productos sanguíneos.

  • No se ha evaluado la seguridad y la eficacia del plasma de convaleciente de COVID-19 en el embarazo y las madres lactantes. Si está embarazada o amamantando, por favor hable con su proveedor de atención médica para decidir si debe recibir el plasma de convaleciente de COVID-19.

  • Si después de recibir el plasma de convaleciente de COVID-19 presenta algún efecto secundario que sea molesto, grave o que no desaparezca, póngase en contacto con su proveedor de atención médica. Cuando notifique un efecto secundario, debe indicar que recibió plasma de convaleciente de COVID-19.

  • No existen medicamentos u otros tratamientos aprobados por la FDA para prevenir o tratar la COVID-19. Al igual que el plasma de convaleciente, la FDA puede permitir el uso en caso de emergencia de otros medicamentos para tratar a las personas hospitalizadas con COVID-19.Además, su proveedor de atención médica podría conversar con usted sobre los estudios clínicos para los que podría ser elegible. Es su elección recibir tratamiento o no con plasma de convaleciente de COVID-19. Puede decidir no recibirlo.

    • Pregúntele a su proveedor de atención médica.
    • Comuníquese con su departamento de salud pública local o estatal.

  • La FDA de los Estados Unidos ha puesto a disposición del público el plasma de convaleciente de COVID-19 mediante un mecanismo de acceso de emergencia llamado EUA. Este mecanismo está respaldado por una declaración del Secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS) en la que se afirma que existen circunstancias que justifican el uso de emergencia de fármacos y productos biológicos durante la pandemia de COVID-19.

    El plasma de convaleciente de COVID-19 no ha sido sometido al mismo tipo de revisión que un producto aprobado o autorizado por la FDA. La FDA puede emitir una EUA cuando se cumplen ciertos criterios, entre los que se incluye que no haya alternativas adecuadas, aprobadas y disponibles.

    Además, la decisión de la FDA se basa en la totalidad de las pruebas científicas disponibles que demuestran que es razonable creer que los beneficios conocidos y potenciales del producto, cuando se utiliza para tratar la COVID-19, superan los riesgos conocidos y potenciales del producto.  Todos estos criterios deben cumplirse para permitir que el producto autorizado se utilice en el tratamiento de los pacientes durante la pandemia de COVID-19.

    La EUA para el plasma de convaleciente de COVID-19 está en vigor mientras dure la declaración de COVID-19 que justifica el uso de emergencia de estos productos, a menos que se termine o se revoque (después de lo cual los productos ya no podrán utilizarse).